lunes, 22 de setiembre de 2008

DEBILIDAD MUSCULAR....para VIDA SANA

Delia D. (74) me cuenta que rodó por las escaleras, 13 largos pasos (en algunas culturas es un número aterradoramente siniestro) con interminables golpes, los más evidentes –por el malestar- fueron en la cadera, la columna, hombros y la CABEZA.
Se la llevaron de inmediato al hospital, los médicos la revisaron y no encontraron, felizmente, fractura alguna, un gran alivio ya que a edades más avanzadas la descalcificación de huesos es bastante común y muy peligrosa. Ahora una resonancia averiguaría si existe alguna lesión en la cabeza, afortunadamente y para la tranquilidad de ella y su familia, todo esta bien.
Para Delia, de mucha vitalidad, de innegable energía, gratamente conversadora, que gusta activar adrenalina en los slots (máquinas tragamonedas) todo esto no pasó de ser un gran susto, haciendo la firme promesa que de ahora en adelante va a tener sumo cuidado cuando de escalones se trate.
A los pocos días, por la mañana, luego de un reparador descanso, abrió los ojos y lo primero que le vino a la mente fue el recuerdo de la tremenda caída…. y se sintió nuevamente afortunada de no haberse hecho ningún daño. Se sentó en la cama dándose la estiradita matutina para desperezarse…. pone los pies en la mullida alfombra disponiéndose a dar el impulso para pararse…. siente una sensación extraña en la pierna izquierda, da unos cuantos pasos, se detiene y absorta murmulla… “que caraj…me esta pasando”… para luego caerse de espalda y golpearse nuevamente la cabeza y la cadera, un infortunado y desolado zapato con taco de aguja en posición para nada esperada –el taco expuesto hacia arriba, totalmente vertical, como una pequeña lanza- añadió más dolor y peligro al nuevo accidente, sintió como que se introdujera en la escápula izquierda.
Poco antes de esta previa conversación Delia venia literalmente arrastrándose, sujetada por su hija y por su chofer, la pierna izquierda no le daba para lado alguno, quería levantar el pie y simplemente no podía.
Tenía una DEBILIDAD MUSCULAR. Las causas pueden ser por varias razones, una de ellas es por accidente cerebrovascular, por distrofia muscular, por los golpes sufridos en la cabeza etc.
Empezamos a realizarle un masaje muy restringido, pues no sabíamos a ciencia cierta que tenía, lo que si pude advertir era que los músculos del glúteo izquierdo y la zona lumbar estaban bien contracturados, es decir, por la primera caída –la de la escalera- pudo presionar algún nervio y esto también ocasiona debilitamiento muscular. De inmediato la envié donde un médico internista –el mejor especialista que conozco- el Dr. Miguel Mieses - por si a caso trabaja en la Maison de Sante- con el objetivo de descartar lesiones y dolencias.
Favorablemente a Dios gracias, que la carencia de movilidad y debilidad se debía a un nervio presionado por un músculo rígido, Delia ha mejorado rápidamente en 3 sesiones, ahora puede caminar apoyada solo por su hija, aún no puede mover bien los deditos del pie aunque también ha mejorado de forma notable.
Tengo que decir que más allá del correcto tratamiento que le estamos dando, Delia es una persona muy optimista, esta convencida –al igual que nosotros- en el poder de la autocuración que tiene el cuerpo, sabe que el pensar positivo eleva el sistema inmunológico.
Si alguien sufriese un accidente parecido que involucre la cabeza, tienes que llevarlo a urgencias de inmediato, los especialistas –internista y neurólogo- sabrán como ayudarte….para una VIDA SANA
Un masaje terapeútico puede ayudar a que mejores de la debilidad muscular, llama al 583-1853 lima-perú

2 comentarios:

Rafael Vidal dijo...

Muy interesante!

Felicidades por tu blog. Por coincidencia entre nuestros intereses, quizás te interese lo que yo publico en:

http://www.fisicomente.blogspot.com

Un saludo desde España.

R a f a

Anónimo dijo...

Estimado Dr. Pun, espero que se encuentre bien, hace tiempo que no escribe, sus seguidores del blog lo estamos esperando. Un cordial saludo, María